Una perspectiva diferente sobre la enfermedad 💪


"Si tan solo reconocieras que tu cuerpo enfermó solo porque tu mente dormida un día se permitió creer que tú eras enfermedad..."

Angela Potes


Contenido

Una perspectiva diferente sobre la enfermedad

1. La enfermedad

2. ¿Cómo vivir la enfermedad desde la Consciencia?

3. ¿Qué nos dicen las diferentes enfermedades?

4. El camino espiritual y la enfermedad

5. Prácticas para sanar

1. La enfermedad

Tok, tok, tok… Hola! Me llamo dolor de cabeza, dolor de rodilla, o dolor de espalda. Te invito a que vayas constantemente al médico, que te tomes descansos largos en cama, que canceles planes laborales, y que compres un organizador de medicamentos porque lo vas a necesitar… ya saben ustedes por dónde va la cosa con este tema.


¿Te has percatado de cómo la enfermedad nos habla?


Bueno y no solo nos habla. ¡Nos controla! Un simple dolor de cabeza te puede cambiar tus planes con tus amigos o de seguir el plan que tenías con tu pareja para ir al cine. Aquí lo importante es reconocer que el cuerpo físico es nuestra máxima expresión manifestada en VIVO y en DIRECTO de cómo se encuentran nuestros pensamientos y nuestras emociones.


La enfermedad es ese plan manifestado para que te escuches. Para que tomes una pausa, inspecciones y resuenes con la situación para tomar una decisión. Es muy importante comprender la Ley de la CAUSA y EFECTO. Cuando tenemos un pensamiento (causa) esto se nos mostrará a través del cuerpo físico (efecto).


¿Cuántas veces te has mirado al espejo y has pensado que no te gusta lo que ves? ¿Cuántas veces tendrás que enfermar para darte cuenta de que eres el causante de esta situación?

Es hora de dejar de mirarnos con el juicio interno, con las creencias limitantes y que inspeccionemos el gran mensaje que nos trae la enfermedad. Vamos a dejar que la mente armoniosa, comprensiva, y bondadosa sea la que nos hable en todo momento y que sea esa voz la que guíe tu ser en todo momento.


Si tienes un tema específico que te gustaría trabajar, te invito a conocer la psicoterapia de Un Curso de Milagros (UCDM). Es una gran herramienta para sanar el origen de la enfermedad y vivir un camino libre y feliz. Si esta información resuena contigo, contáctame y sanaremos juntos.


2. ¿Cómo vivir la enfermedad desde la Consciencia?

Hay muchísimas interpretaciones de la palabra Consciencia. Así como también hay muchísimas interpretaciones de la palabra enfermedad. ¿Qué tal si dejamos un ratito la mente pensante y preguntona a un lado, y miramos la enfermedad como una bella inspiración?

Una inspiración es una ráfaga del cielo, que cae como un bálsamo y te susurra dulcemente el camino a seguir. ¿Y si la enfermedad nos está mostrando algo que no hemos sanado? ¿Y si nos está recordando que nos hemos desviado del camino del amor?


Permitamos que sea la luz de la Consciencia la que se manifieste y nos indique el camino a seguir. Hablo por experiencia propia. La enfermedad me trajo a este camino. Me mostró mi propósito, y me recordó que si seguía un camino consciente no habría cabida para la enfermedad en mi ser, NUNCA Más. Una persona consciente debe estar en coherencia con su envoltura física, y en esto no hay espacio para la enfermedad. Si este es tu camino, coméntamelo. Lo he vivido, lo he atravesado, y puedo comprenderlo con amor. Ahora es mi turno mostrarte un nuevo camino.



Sé que el cuerpo duele, sé que sangra, y sé que te puede arder intensamente. Lo sé porque lo he vivido. ¿Pero podríamos ver tan solo un instante el daño que hemos elegido decirnos y por cuánto tiempo antes de llegar a este grado? Toma consciencia de tus pensamientos y redirecciona tu vida.


No te aflijas más. El propósito y la consciencia están más cerca de lo que crees. Elige el amor.

Mi pregunta para ti es: ¿estás dispuesto a verte más allá de los ojos del cuerpo?


3. ¿Qué nos dicen las diferentes enfermedades?

Atiende a tu cuerpo con compasión, siguiendo las recomendaciones médicas que resuenan contigo, pero JAMAS olvides que en cada proceso hay un propósito y que este se mostrará solo cuando tú elijas verlo. Elige observar cómo te hablas, cómo interpretas las palabras, cómo te afecta la información que recibes del exterior. ¿Logras ver el efecto en tu cuerpo?


A lo mejor me dirás que no…pero yo te digo que es bastante probable que esto sea algo inconsciente, porque si fuera consciente y es tu elección, entonces no habría lugar para la queja. ¿Verdad?


Que te parece si indagamos un poco y miramos qué nos pueden estar diciendo las enfermedades:


1. El síntoma físico te habla del origen. Usa tu sentido común y mira el propósito de tu cuerpo con respecto al síntoma. Por ejemplo, si tienes una deficiencia cardiaca, mira lo que está deficiente en tu corazón. ¿Eres una persona de corazón abierto? ¿Dónde está la verdadera deficiencia?


2. El grado de dolor te habla de tu nivel de separación con la vida. Cuando hablamos de sentirnos separados, nos referimos a sentirnos solos y desconectados. Es decir, perdemos el sentido de la vida. El umbral del dolor es mental, y con esta percepción podrás reconocer que tan vulnerable te encuentras en tus pensamientos y emociones. Lo demás lo proyecta el cuerpo. Entonces, es hora de ver al dolor como un termómetro para mirar que tan desconectado te encuentras.


3. El tratamiento que eliges nos habla del nivel de Consciencia. ¿Eres una persona que pone un juicio a una rama de la medicina en específico? Hay unos que dicen elegir las terapias alternativas sobre las alopáticas porque son “menos invasivas”. Dicen que un medicamento es “menos dañino” que una medicina natural. Tengo que decirte que la medicina es medicina. Alternativa o alopática, es lo mismo, y tú eres el que le pone una carga a ese significado de medicina. ¿Qué tal si miramos la medicina de la mente (o sea la consciencia) y miramos hacia el interior? ¿estás dispuesto a cambiar el enfoque de tu tratamiento?

Date una nueva oportunidad. Elige la consciencia.



4. El camino espiritual y la enfermedad

¡Este tema me encanta! Es uno de mis preferidos. Como les parece que en mi camino espiritual pasé por diversas prácticas, y todo este caminar de vida lo guío mis experiencias con diversas enfermedades. Cada una de ellas mostrándome y dirigiéndome cada vez más a un camino más amoroso.


Sin embargo, en la espiritualidad puede llegar a haber confusión. Aquí la clave está en hacerse preguntas sencillas y de sentido común. Algo tan sencillo como, ¿tiene esto verdaderamente sentido? A ver les cuento con un ejemplo más concreto.


Una persona espiritual parece ser guiada a seguir ciertas prácticas alimentarias y físicas, todo con el objetivo de mantener su equilibrio. En algún momento algunos deciden ser veganos, crudiveganos, o vegetarianos. Otros se van por prácticas diarias como el yoga y el Taichi. Esto no es ni bueno ni malo, siempre y cuando lo hagas con amor.


Inspeccionemos que quiere decir esto. Observa si estás llevando una dieta vegetariana por un juicio hacia ti mismo (el “deber ser” de cierta manera por recorrer un camino espiritual) o hacia el otro (lo “mal” que se ve el comer un animal). Si lo haces desde este pensar estarás programándote a través de los juicios, la culpa, y el miedo. Esto no es un camino consciente, y no te hace vibrar PARA NADA en una coherencia espiritual.


Entonces, elige tus prácticas diarias desde el amor. Si comes o no comes productos animales, hazlo por elecciones amorosas. Si practicas o no el yoga, hazlo por el efecto amoroso hacia el cuerpo. Elige que cada acto en tu vida sea guiado por el pensar del amor.


De la misma manera se observa a las enfermedades en el caminar espiritual. Hay algo en ti que resuena con la idea equivocada de creer que una enfermedad es una “experiencia normal”, cuando realmente es todo lo contrario…


Les pongo el ejemplo con los alimentos y las actividades físicas porque son pilares para mantener un cuerpo sano. Sin embargo, no es posible estar enfermos y decir que estamos en consciencia. He hablado sobre la ley de la causa y el efecto. Lo que tú piensas se manifiesta en tu cuerpo. ¿Te has preguntado la interpretación que tienes de tu cuerpo?



5. Prácticas para sanar

Primero lo primero: orden. Una mente amorosamente disciplinada es la llave del éxito para sanar cualquier circunstancia en la vida. Ponle orden a tu mente. Observa cómo te hablas, qué te dices, y cuando te lo dices. Esto se llama generar consciencia.


Luego, vas a elegir si tiene o no sentido lo que vives. Pregúntate si es la vida que quieres vivir y si son los pensamientos que quieres tener de ti en todo momento. Si tu respuesta es “no”, entonces elige otro camino. Hay que elegir salir de pensamientos conflictivos donde no se reconoce que somos merecedores de una salud plena.


Ahora acepta tus emociones (la rabia, la amargura, la frustración, la tristeza, etc.) y perdónate. Si no aceptamos los patrones que hemos elegido por años será muy difícil abrirle camino al auto- perdón. Reconoce que hiciste lo mejor con las herramientas que tienes. No pasa nada…


Entrégalo a la fuente. Una parte de la ecuación corresponde a tu voluntad de vivir la salud plena, pero la otra parte de la ecuación tiene que ver con tener una fe inquebrantable. Cuando lo entregas, estás permitiendo reconocer tu propia divinidad, tu propia pureza, y tu amor hacia ti mismo. Pero permite que sea una ley amorosa la que se encargue de desenvolver tus ideas equivocadas y programadas anteriormente.


Si tienes un tema específico que te gustaría trabajar, te invito de nuevo a conocer la psicoterapia de Un Curso de Milagros (UCDM). Es una gran herramienta para sanar el origen de la enfermedad y vivir un camino libre y feliz. Si esta información resuena contigo, contáctame y sanaremos juntos.


¿Te gustó lo que leíste?

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo